If you want to translate the blog just select your language

martes, 7 de septiembre de 2010

El elefante, la estaca y mi vecino italiano

¿Qué tienen en común un elefante, una estaca y mi vecino italiano? Paciencia. No, paciencia no, me refiero a que tengáis paciencia.

Ayer leí un e-mail de una de mis mejores amigas en el que me comentaba su opinión sobre lo que escribí el pasado día 5 de septiembre y cómo ha tenido que superar todas las dificultades para poder seguir adelante. Afortunadamente, es una mujer fuerte y no se tragó las mentiras que intentaban hacerle creer.
Muchas veces la fortaleza de alguien asusta y por eso intentan empequeñecerla con mentiras como "eres inútil" "no vas a poder hacerlo" o "nadie te va a querer".
Sin embargo, gracias a Dios hay personas con un fuerte carácter y luchan por seguir adelante a pesar de todo.

Ese mail me hizo pensar en una historia que escribió Paulo Coelho en "Maktub"
¿Pero qué tiene que ver todo esto con un elefante, una estaca y mi vecino italiano? PERO QUÉ IMPACIENTES SOIS. Ahora lo explico.

Pocas personas saben que tengo un vecino y que es italiano, vale, vosotros ahora sí. Tiene un aire al conde Lequio y sabe que tiene fama de mafiosillo entre los vecinos. Lo más peculiar de mi vecino es que es domador de elefantes en un circo. La historia de Paulo Cohelo también va de elefantes y me gustaría preguntar a mi vecino italiano domador de elefantes si esa historia es cierta. Ahí va:

"Un domador de circo consigue mantener a un elefante aprisionado porque usa un truco muy simple: cuando el animal aún es una cría, amarra una de sus patas a un tronco muy gordo. Por más que lo intente, el pequeño elefante no consigue soltarse. Poco a poco, se va acostumbrando a la idea de que el tronco es más poderoso que él. Al hacerse adulto, y dueño de una fuerza descomunal. basta con rodear con una cuerda la pata del elefante a una estaca, ya que no intentará soltarse, porque recuerda que ya lo intentó muchas veces y no lo consiguió. Al igual que los elefantes, nuestros pies también están amarrados a algo pequeño; pero, como desde niños, nos acostumbramos al poder de ese tronco, no osamos hacer nada. Sin saber que basta un simple gesto de coraje para descubrir toda nuestra libertad."

En efecto, muchas personas están paralizadas pensando que es inútil intentar algo porque desde pequeños les han lavado el cerebro con frases como "no lo conseguirás" "eres inútil" "deja que lo hagan otros", sin embargo no es más que una simple y débil estaca.

Podéis, lo conseguiréis si tan solo reunís las fuerzas para mover el pie y arrancar la endeble estaca del suelo.
Tenéis la fuerza necesaria para liberaros y luchar por vuestros sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares