If you want to translate the blog just select your language

domingo, 12 de septiembre de 2010

Los padres no sabemos dividir

Hoy, en la oscuridad de la noche, he perdido el sueño. 
A mi pequeña princesa le dolía el cuerpo o el alma. 
En la inconmensurable noche abrí los ojos
y mi sueño huyó para consolarla.

Dámaris García 12/09/2010


Los padres hacemos sacrificios indescriptibles por los hijos. Nos pasamos noches en vela vigilando esa respiración que parece surgir con dificultad, nos pasamos el día con la mente puesta en el suyo y en sus  problemas. Nos comemos la tostada quemada, el huevo partido, la galleta rota y nos bebemos su agua cuando sacamos el zumo.
Nos tragamos el orgullo, nos comemos la cabeza, nos inunda el remordimiento cuando le provocas una sola lágrima, aunque sea por su bien. Les amamos con locura, tal vez sea por eso que nos vuelvan locos. Nos reímos de sus trastadas, en silencio, mientras ponemos cara seria y le disciplinamos con una sonrisa en el alma. Vivimos para ellos, soñamos con ellos y olvidamos lo que significa la palabra egoísmo. Todo por ellos.

Olvidamos tantas cosas... los malos momentos, el dolor del parto, las piernas cansadas, el alma rota cuando pronuncian "ya no te quiero", tus llantos de agotamiento cuando la casa se queda en silencio, tras acostarlos. Olvidamos el orgullo, el egoísmo, el rencor, incluso, a veces, hasta nos olvidamos de nosotros mismos.

Hoy he descubierto a un gran autor fotógrafo y poeta. Ahí os dejo su obra:
fotografía y poema de Antonio Más Morales

Mis padres ya no saben dividir  
 Estamos felices
mi hermano y yo.
Esta noche hay un festín
de doce piezas para cuatro.
Pero mis padres
ya no saben dividir.
Será la edad.
O el amor.

1 comentario:

  1. Hermoooso....muuy humilde y profundo dámaris...excelente me emociona...Me encanta como escribes, y es lo primero que comienzo a leer....guauu..

    ResponderEliminar

Entradas populares